9 ene. 2012

Basta de jugar con nuestro futuro. Estamos a tiempo


DEFENDAMOS LA SANIDAD PÚBLICA Y EL ESTADO DE BIENESTAR

La sanidad pública y universal es garantía de solidaridad, equidad, redistribución social y mejor calidad de vida para el conjunto de la población. El gobierno debe garantizar el derecho de todos los ciudadanos a la salud. La salud no es objeto de negocio. No podemos permitir que se utilice para enriquecimiento de unos pocos.

UGT defiende un Servicio Público Sanitario con financiación pública (a través de impuestos), gestión y provisión públicas. Nuestro Sistema Nacional de Salud es y debe seguir siendo sinónimo de calidad, universalidad, accesibilidad y equidad.
 
Nuestra sanidad es gratuita en el acceso y una de las más eficientes de la Unión Europea porque la relación gasto/prestaciones es de las mejores. Por tanto, toda mejora de la gestión debe redundar en un mejor servicio a los ciudadanos.
 
UGT defiende una sanidad pública sin copago. El copago penaliza a los que más necesitan el sistema público y son más débiles económicamente.
 
La financiación sanitaria debe ser finalista. UGT exige transparencia en el uso y control del dinero público para sanidad. No debe destinarse dinero a financiar negocios en la sanidad. El servicio de salud debe ser íntegramente público.
 
UGT defiende un servicio público de calidad, con trabajadores cualificados y reconocidos, con estabilidad en el empleo, lo que permite una mejor atención a los pacientes. Una Sanidad pública de calidad al servicio de los ciudadanos. Un único sistema para todos con un catálogo único de prestaciones para el conjunto del sistema nacional de salud. Un Sistema Nacional de Salud sin fronteras internas, accesible a todos y en el que se prime la proximidad. Porque en la sanidad no se pueden marcar diferencias.
 
En definitiva, UGT defiende un sistema de Salud integrado, vertebrado y cohesionado en el que el ciudadano es su eje central y fundamental.