2 mar. 2015

UGT CONSIGUE QUE LA ADMINISTRACIÓN RECONOZCA LA CONVIVENCIA SIN NECESIDAD DE APORTAR EL CERTIFICADO DE PAREJA DE HECHO


UGT consigue que la administración sea más flexible a la hora de conceder permisos a quienes conviven con su pareja pero no están inscritos en el registro de parejas de hecho. Hasta el momento, a quienes no estaban registrados como parejas de hecho se les denegaban los permisos y se les descontaba en nómina las ausencias justificadas, y a quienes figuraban en dicho registro, se les pedía un certificado acreditativo que solo se podía recoger en horario de mañana, con un coste de 12 euros y una validez de 3 meses. 

UGT ha vuelto a presentar, en la Comisión de Seguimiento de ayer 24 de febrero, una nueva sentencia firme y por tanto no recurrible, que de nuevo reconoce que el certificado de empadronamiento (documento oficial y obligatorio) es prueba suficiente para acreditar la convivencia, requisito que nuestra normativa convencional exige para tener derecho a los permisos. No se venía reconociendo así por la administración, que descontaba en nómina las ausencias al trabajo, aunque fueran justificadas, y aunque se acreditaran presentando certificado de empadronamiento, libro de familia y otra documentación probatoria de la situación de pareja.

La administración, a raíz de las sentencias ganadas por UGT, se ha visto obligada a relajar su exigencia, y ha dado instrucciones a los departamentos de personal para que en estos casos valoren TODA la documentación presentada por los trabajadores y trabajadoras en esta situación, y no se limiten a aceptar como único documento válido el certificado del registro de parejas de hecho. 

Para UGT, a pesar de este avance, la administración sigue sin interpretar las normas de conformidad con la realidad social de nuestro tiempo, y este avance nos parece insuficiente por los siguientes motivos:
  • Siguen sin reconocer el certificado de empadronamiento como acreditación única y suficiente de la convivencia. Parece que seguimos bajo sospecha de utilizar los permisos de forma fraudulenta, no entienden que cuando pedimos un permiso por enfermedad de la persona con la que convivimos, nos enfrentamos a una situación objetiva de necesidad y lo hacemos con responsabilidad.
  • El requerir más documentación además del certificado de empadronamiento, puede suponer una situación de inseguridad y desigualdad, pues estaremos a expensas de la mayor o menor flexibilidad de cada departamento de personal. 
  • Porque la administración, que tan preocupada por la conciliación dice mostrarse últimamente, ha rechazado la petición de UGT de retirar el recurso contra la anterior sentencia ganada por UGT y que obliga a devolver el dinero descontado hace unos meses a un trabajador que se ausentó por enfermedad MUY GRAVE de su pareja, y que dejó acreditada tanto la convivencia en común como el hijo de muy corta edad que tienen y del que se tuvo que hacer cargo durante esa situación. No nos dejan más remedio por tanto que seguir peleando judicialmente para que se le haga justicia y la sentencia devenga firme. 
Como dice el refrán, poquito a poquito se hace el caminito. Una nueva victoria de UGT, aunque no podemos relajarnos, pues ahora toca vigilar la aplicación de este nuevo y más flexible criterio de la administración, para seguir defendiendo nuestros derechos cuando sea necesario.