12 feb. 2012

El Real Decreto-Ley que dinamita las relaciones laborales se ceba también con del Personal Laboral al servicio de las Administraciones Públicas



A partir de hoy, en base a la disposición adicional segunda, del Real Decreto-Ley que, dictado por el empresariado más rancio y radical de este país, apuntala su poder y precariza las condiciones laborales de todos los trabajadores, se permitirá a las Administraciones Públicas DESPEDIR al PERSONAL LABORAL FIJO, a pesar de que para adquirir su plaza haya tenido que superar una oposición. 


Esta disposición permite a los entes, organismos y entidades que formen parte del sector público despedir por causas económicas, esto es, "cuando se produzca una situación de insuficiencia presupuestaria sobrevenida y persistente para la financiación de los servicios públicos correspondientes"



Además, este Real Decreto-Ley supone un abaratamiento radical del despido (que pasará de 45 a 20 días, porque como es de suponer se considerarán todos los despidos procedentes, a no ser que un juez dictamine los contrario, y será el trabajador el que tendrá que pelear por una indemnización mayor, por llegar a los 33 días). 

Los empresarios podrán bajar los salarios unilateralmente en base a criterios tan vagos como la productividad o la competitividad. Además podrán hacerlo arbitrariamente, ya que podrán aplicar esta rebaja salarial a un trabajador, a varios trabajadores o a la totalidad de la plantilla. Esta medida se aplicará también a la modificación de la jornada laboral, las funciones o el horario de trabajo.

Accede al Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para reformar el mercado laboral pinchando aquí.

Más información en la Sección Sindical