13 oct. 2014

LA FEDERACIÓN DE SERVICIOS PÚBLICOS DE UGT-MADRID PIDE EL CESE INMEDIATO DEL CONSEJERO DE SANIDAD


La nefasta gestión de la crisis y la alarma generada entre profesionales y ciudadanos hace imprescindible que se tomen medidas inmediatas. 

El día 30 de septiembre todo empezó a fallar en esta Comunidad en relación al Ébola, cuando a una profesional que ha estado en contacto con un paciente de Ébola no se la concede la suficiente importancia en los síntomas que refiere, ya que no se ajustan estrictamente al protocolo aprobado y a partir de ese momento comienza el caótico recorrido hasta ahora. 

En otros muchos aspectos, la gestión de la sanidad madrileña empezó a fallar hace mucho tiempo. Todos estos ataques han sido puntualmente denunciados por la Federación de Servicios Públicos de UGT-Madrid cuando se han producido, y así se seguirá haciendo. La respuesta ante esta lucha en contra de las privatizaciones, desmantelamientos, derivaciones masivas de usuarios a la sanidad privada y en definitiva, la respuesta a la legitima defensa de los intereses de trabajadores y ciudadanos llevada a cabo por la Federación de Servicios Públicos de UGT Madrid, no ha sido otra que el silencio y la continuación del plan sistemático de destrucción de la sanidad de esta Comunidad por parte del Gobierno regional. 

La necesidad de la recuperación del Carlos III como centro de referencia para enfermedades infecciosas y en las condiciones más optimas que se requieran para ello, y la recuperación de todos los recursos tan necesarios que durante estos últimos años han sido hurtados a la ciudadanía, seguirá siendo nuestra bandera, pero ahora urgen soluciones inmediatas que no pueden esperar por más tiempo. 

D. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, como máximo responsable político debe dar el paso de forma inmediata de cesar al Consejero de Sanidad, D. Javier Rodríguez, nombrado por él y que se ha convertido en el mayor generador de confusión y de indignación de profesionales y ciudadanos. Debe hacerlo por la mala gestión de la crisis en el ámbito que le compete y si no es así será el propio presidente el que tenga que asumir todas las responsabilidades que se deriven de esta. 

Además, la Comunidad de Madrid, sin más dilación debe empezar a tomar otra serie de medidas que ayuden a la resolución de los problemas que se han generado en gran parte por su pésima gestión, entre ellos se nos hace imprescindible la dotación adecuada de todos los medios necesarios y adecuados a todos los centros que en un momento determinado puedan ser receptores de casos sospechosos de infección, si esto no se hace así y la seguridad de los trabajadores se ve en peligro, no nos quedará más remedio que acudir a la autoridad laboral en materia de prevención de riesgos laborales para defender a las empleadas y empleados públicos.

La formación de los profesionales debe ser la adecuada y debe ser impartida por los profesionales adecuados y no por los servicios de prevención como norma general ya que en muchos casos estos no son los más óptimos para cumplimentar esta formación dada su notable inexperiencia en esta materia. 

Estos elementos han sido demandados por la Federación de Servicios Públicos de UGT-Madrid desde las primeras noticias de repatriación del primer paciente infectado en África, pero además ahora se hace urgente que se realicen todos los esfuerzos necesarios para tranquilizar a la población y eso exige campañas de todo tipo en los medios de comunicación. 

La Comunidad de Madrid debe asumir al completo sus responsabilidades, actuar como tal y dar una respuesta correcta a esta situación, algo que hasta ahora no se ha producido.